Envíos gratis a partir de 30€
Carrito 0

¡Polos caseros para refrescarte en verano!

¡Polos caseros para refrescarte en verano!

El verano es la época oficial de los helados, ¡y si son caseros mucho mejor! Hacer polos en casa resulta muy sencillo, ya que tan solo se necesitan moldes, que se pueden encontrar en tiendas especializadas en utensilios de cocina o en grandes almacenes, y los ingredientes de los que queremos que sea nuestro polo. Es sencillo y mucho más bueno y saludable, ¡prueba a hacer el tuyo! Aquí os dejamos algunas ideas de sabores con los que podéis probar.

FRUTA

Podemos jugar con la fruta de temporada o con vuestra fruta favorita, ¡estará delicioso! Os dejamos la receta de polo de frambuesas. Solo se necesitan 500 gramos de frambuesas, 250 gramos de yogur cremoso y azúcar o miel al gusto. Lo primero es lavar las frambuesas y ponerlas en la batidora, donde las trituraremos. Posteriormente hay que colar el zumo de las frambuesas que hemos obtenido y mezclarlo con el yogur, a lo que añadiremos azúcar o miel al gusto.

Después solo tenemos que verter la mezcla en los moldes y ponerlo en el congelador al menos cinco horas, ¡por último solo queda disfrutar!

Lo mejor de esta receta es que podemos hacerla con todas las frutas que queramos: kiwi, sandía, melón… ¡hasta encontrar el favorito! Aunque os aseguramos que es difícil decidirse. Otro ejemplo sería con melocotón, probando a dejar trozos de fruta en el interior del polo. Los pasos son los mismos que antes, excepto añadir a la mezcla trozos de fruta y no triturar todo. De este modo la textura que se obtiene es diferente.

YOGUR

Para hacer polos con yogur se pueden utilizar de cualquier tipo: de sabores, griegos… A los que podemos añadir trozos de fruta para que tengan más sabor. En este caso, es tan sencillo como poner un yogur por polo y verter el contenido en el molde, para posteriormente ponerlo en el congelador y dejarlo unas horas.

CHOCOLATE

También hemos pensado en las personas más golosas, por eso queremos compartir los polos de chocolate caseros. Necesitarás 200 ml de helado de chocolate, si prefieres bajo en calorías, 50 ml de leche desnatada y una cucharada de cacao en polvo. Hay que poner todos los ingredientes en la batidora y mezclarlos hasta crear una capa homogénea. Una vez la tengamos, meter la mezcla en el molde y posteriormente al congelador. Cuando ya estén listos para tomar, podemos untarlos en virutas de naranja para que haga contraste, por ejemplo.

Probad a realizar las recetas tan veraniegas y descubrid qué helado es vuestro favorito, ¡una decisión difícil!

Todos los comentarios

Cuéntanos tu opinión